¿Por qué corres?

 

Correr es sano, hacer deporte está bien visto. Además te ayuda a despejar la mente, alimenta tu autoestima, potencia la sensación de pertenencia a un grupo. Aun así, yo te pregunto ¿por qué corres?

  • Corro porque soy una persona deportista y lo he hecho desde siempre, independientemente de que se llame jogging (años 70), footing (años 90), y ahora running. Para mi siempre ha sido salir a correr.

  • Corro porque dentro de mis expectativas laborales pasa el hacer unas oposiciones donde tienen una parte de preparación física y por ello tengo que entrar antes de las mismas.

  • Corro porque es la moda, y yo sigo todas las que salen y da igual lo que cueste. Ya he hecho baloncesto, padel y ahora soy runner, y cuidado que estoy empezando a entrenar para ser reverse runner que es la nueva moda que va a llegar.

  • Corro porque es mi profesión, desde pequeño escogí la vida del deporte y me he consagrado a ella. Ahora mi fuente de ingresos depende de que esté en forma y tenga entrenamiento diario.

  • Corro porque mi filosofía de vida se basa en el culto al cuerpo y en la imagen.

  • Corro porque necesito o necesitaba hacer ejercicio físico por un plan para bajar de peso aparte de llevar una dieta concreta.

  • Corro porque he caído involuntariamente en la campaña de marketing que comenzaron las grandes cooperaciones y holdings empresariales hace varios años vendiendo los hábitos saludables y siendo una persona sana para consumir sus productos que siguen siendo los mismos pero con un mensaje y contexto publicitario mucho más benevolente con la salud.

Abebe Bikilia

Creo que aún se puede poner alguna opción de respuesta más. Pero lo que quiero destacar es que seguro que nadie o muy pocos os identificáis con la última opción de respuesta. Aun a riesgo de que me digáis que no tengo ni idea y que soy un adicto a las conspiraciones, solo te puedes salvar de no correr por la última opción si estas claramente encasillado en la primera opción y en la cuarta.

 

O en el caso de que salgas a correr con unas simples zapatillas (no te pueden costar más de 70€), con un pantalón de deporte sin marca y atemporal, una camiseta vieja de algodón que lleva un dibujo medio borrado del tipo “Mi madre que me quiere mucho me trajo esta camiseta de Benidorm” y un reloj de pulsera simplón. Al más puro estilo de Abebe Bikila (el de la foto), historia que recomiendo conocer.

 

Si no cumples con estas premisas has caído en las garras de las grandes corporaciones. Esas que han transformado el hecho simplista de correr que era en los 80, en todo un nicho de mercado lleno de necesidades artificiales como:

 

  • Zapatillas de materiales impronunciables de alta tecnología que se adaptada a ti de forma personalizada.
  • Depósitos flexibles y ergonómicos de re-hidratación de fluidos corporales que mejora tu rendimiento.
  • Auriculares para escuchar tu música preferida o mensajes de ánimo que se adaptan al movimiento de tus orejas según corres
  • Ropa en general que como si fuera un coche de fórmula 1 ha estado meses de desarrollo para que tu puedas correr más y más rápido usando esa marca concreta.
  • Poder llevar encima tu smartphone para poder monitorizarte en cada centímetro y segundo de tu apasionante carrera.
  • Todo un sistema de plataformas online para que puedas socializar, retarse con el mundo, alimentar tu ego y que puedas gritar a los cuatro vientos que has salido a correr para que nadie pueda dudar que estas en la onda más cool

 

Resumiendo, un mercado que en plena crisis ha sido capaz de crecer y crecer hasta el punto de salvar los números de muchas empresas que se han concentrado en este sector para sobrevivir. Han sabido reinventarse. ¿Te reconoces en el dibujo?

Runner, corredor moderno victima del mercado

Autor:

Anes Ortigosa

Componente Creativo

Escribir comentario

Comentarios: 0
Twitter Componente Creativo

 

 

Twitter

@AnesCreativo

Logo Componente Creativo
Correo Componente Creativo

 

 

Contacto

componentecreativo@yahoo.es